¿Despiertas sin hambre y tienes una ansiedad incontrolable por la tarde? ¿Te has sentido internamente gordos y aun así consumes alimentos calóricos pese a que, conscientemente, no quieres? ¿Qué es un cerebro gordo y cómo éste nos impide adelgazar?

Para el psicólogo José Luis Rojas de www.hipnosalud.cl, “tenemos una imagen de nosotros mismos a nivel inconsciente, el cuerpo sigue esa imagen, por lo que si nos sentimos internamente gordos, vamos a comer calórico, porque es coherente tener una autoimagen gorda y comer calórico”.

Pero, ¿cómo podemos cambiar este “cerebro gordo”? Rojas nos explica que hay formas en que podemos cambiar nuestro pensamiento y reenfocarlo de manera de terminar con esta idea que se aloja en nuestro cerebro, tales como tomar conciencia, bajar los niveles de estrés, y comer más lento, entre otras iniciativas.

A continuación te dejamos con algunas recomendaciones para iniciar este camino y decir adiós a ese “cerebro gordo”:

  • Tomar conciencia del “aquí y ahora”. La gente en general vive aceleradamente, cortando con el pasado y pensando siempre en el futuro, sin centrarse en el presente, eso hace que coman sin control, ya que no son conscientes de todo lo que ingieren y todo tiene calorías.
  • Es importante beber suficiente agua, ya que muchas veces la ansiedad es un síntoma de deshidratación y logramos controlarla bebiendo agua.
  • Comer lento, ya que, a los 20 minutos de haber comenzado a comer, el cerebro entiende que el estómago está satisfecho y mientras menos comamos en esos 20 minutos, menos aumentaremos de peso.
  • Respirar profundo y tranquilamente, así disminuimos la producción de cortisol (hormona del estrés).

Asimismo, existe otra forma para modificar nuestra autoimagen corporal a nivel inconsciente mediante la técnica de la hipnosis, en la que logramos llegar a lo más profundo de nosotros mismos y podemos cambiar los paradigmas que tenemos con relación a la comida que, generalmente, aprendimos en nuestra infancia, de nuestros adultos significativos como padres, primos, tíos o abuelos, menciona el especialista.

“Es posible manejar la ansiedad desde la respiración, ya que al respirar profundo y tranquilamente, disminuye considerablemente la producción de cortisol, que es la base de la ansiedad”, concluye el especialista.

¿Eres de los que tiene un cerebro gordo?