Bajo el lema “los jóvenes y la salud mental en un mundo en transformación”, el 10 de octubre se conmemoró a nivel internacional el Día Mundial de la Salud Mental, una fecha que nos llama a recordar que enChile, de acuerdo a la OMS, más de un millón de persona sobre 15 años sufre ansiedad y estrés, y otros 850 mil tienen depresión. Estas cifras nos ubican como el cuarto país con más prevalencias de estos trastornos en la región.

“Cuando las exigencias de la vida superan nuestras capacidades, podemos detectar cuadros de estrés. El trabajo, la familia, problemas personales, la pérdida de alguien cercano, e incluso el ruido o las frustraciones personales, pueden provocarnos este trastorno mental. Esto afecta nuestro funcionamiento diario y puede traer consecuencias en todo ámbito de la vida”, destaca Paulina Hernández, nutricionista y Jefa de Programa Vivir Bien de Sodexo Servicios de Beneficios e Incentivos.

Si el estrés es excesivo y prolongado, puede provocar problemas cardíacos, ansiedad y depresión. Pero los tratamientos médicos no son los únicos que pueden ayudarnos a prevenir o controlar un cuadro de estrés, especialmente en los más jóvenes. En este punto, resulta crucial incorporar alimentos que ayuden a disminuirlo, considerando sus propiedades y beneficios.

“Lo mejor para combatir este problema es combinar la actividad física regular con una dieta saludable y equilibrada comiendo alimentos ricos en vitaminas y minerales, y también aquellos que ayudan a disminuir el colesterol”, destaca Paulina Hernández.

Entre los alimentos que la profesional de Sodexo Servicios de Beneficios e Incentivos recomienda para prevenir el estrés destacan los que listamos a continuación, y lo mejor de todo, sirven incluso para ¡hacernos un snack!

· Frutos secos: un puñado al día puede elevar los niveles de serotonina, la llamada “hormona de la felicidad”. También aportan vitaminas, minerales y ácidos grasos que ayudan a bajar los niveles de colesterol.

· Palta: contiene fibra, proteína, minerales como potasio y zinc, y vitaminas. Estos componentes ayudan a reducir los niveles de colesterol, la hormona que más influye en el estrés.
· Espinacas: una porción, que equivale a una taza, entrega la mitad de magnesio que necesita el cuerpo al día. Aporta vitamina K y ácido fólico que evitan la sensación de fatiga y el dolor de cabeza.

· Cítricos: limones, naranjas, pomelos o kiwis aportan alto contenido de vitamina C, que no solo ayudan a potenciar el sistema inmunológico contra los resfriados, sino que reducen los niveles de cortisol, una de las hormonas relacionadas directamente con el estrés.

· Chocolate negro: también reduce los niveles de cortisol y estimula la liberación de endorfinas, lo que produce una sensación de felicidad. La porción a consumir no puede pasar de los 40 gramos al día y tiene que ser chocolate con más de 70% de cacao.

· Infusiones: las propiedades relajantes de la manzanilla, la melisa, la valeriana o la hierba de San Juan son ideales para controlar la ansiedad y el insomnio. Es una buena opción para reemplazar el café.

· Avena, lácteos y legumbres: estos alimentos aportan en la liberación de la hormona de la felicidad, o endorfina. Si se va a consumir lácteos, que sean descremados o bajos en grasas para no provocar alzas de peso que pueden provocar el efecto contrario al que estamos buscando.

“En períodos de estrés solemos comer alimentos grasosos, altos en calorías y ricos en azúcar, esto pasa porque nos provocan una sensación de energía mayor, pero a largo plazo pueden desencadenar enfermedades por el aumento de peso que causan. Por esto, debemos cuidarnos en las comidas, ser conscientes de lo que comemos y en qué cantidad y combinar los alimentos antes mencionados con una dieta saludable”, concluye Paulina Hernández.