Ya estamos en verano, la época favorita de muchos, y tenemos que preocuparnos de algunas cosas ya que no todo es perfecto en esta temporada. Nuestro cabello es uno de los más afectados por la época estival, pero hay formas de mitigar el daño que puede provocarse.

El sol, la humedad, el viento, la sal del mar y el cloro de las piscinas son algunos de los agentes que dañan enormemente nuestro cabello y, si no nos preocupamos de protegerlo, pueden provocar deshidratación, pérdida del color y fragilidad. Por eso, aquí te daremos algunos consejos para prepararte y no sufrir las consecuencias de un descuido.

Una de las opciones más fáciles es utilizar bloqueadores para el cabello, existen en cremas, spray y espumas. Estos productos son similares a los bloqueadores para la piel, trabajan protegiendo de los rayos UV de la misma forma.

“Es buena idea utilizar máscaras de tratamiento intensivo que nutren, hidratan y reparan la estructura interna del cabello dejándolo fuerte y más preparado para enfrentar los agentes dañinos de esta época”, relata Pedro Martínez, educador de Beauty Art Studio.

Antes de meterse al mar o la piscina, es recomendable mojar el pelo con agua dulce ya que al estar seco absorbe todo, en cambio, si está húmedo no va a absorber las sales y el cloro que son dañinos. Al salir del agua, el pelo suele estar enredado y un poco tieso, para evitar esto una buena opción es andar con un acondicionador sin enjuague para hidratarlo y desenredarlo más fácil y, un paso que no se puede saltar, es el lavado del cabello al final del día.

Hay ciertas cosas que debemos evitar durante el verano para cuidar tu melena de los agentes dañinos. Acá te dejamos algunas:

·         Evitar tratamientos con tinturas, decoloración, alisados o permanentes, durante los meses del verano para que los químicos que se utilicen no dañen más intensamente el cabello.

·         Evitar secador, plancha u ondulador. Aprovecha el calor del verano y deja secar tu cabello libremente.

·         Cortar las puntas unos tres centímetros previo al verano y luego repetir esto pasada la temporada, para eliminar las puntas partidas, favorecer el fortalecimiento y potenciar su crecimiento.

·         Limpiar con agua dulce el cabello al salir del mar y la piscina para quitar la sal o el cloro que lo dañan.

·         Hidratar el cabello para que pueda afrontar con más fuerza estas agresiones externas.