Poder salir de casa a la peluquería ya no está dentro de nuestras opciones, por lo anterior, muchas mujeres han optado por transformarse en sus propias estilistas y aventurarse en aplicar tinturas para corregir raíces, canas o simplemente porque quieren probar un color nuevo en su pelo.

Pero no es llegar y tomar la decisión, existen muchas precauciones y reglas universales qué hay que seguir para que esta experiencia no se transforme en un desastre.

Para partir, debes elegir el producto para teñir tu pelo en casa. Lo habitual es que encuentres dos tipos de coloraciones: permanente o semipermanente. La semipermanente se va con los lavados y suele durar unas 4 semanas. La permanente no se va con el lavado, pero tendrás que retocar las raíces, conforme tu pelo vaya creciendo. También están aquellas mujeres que les gusta hacerse mechitas decolorando su pelo y sólo totalizando en caso de ser necesario.

Cuando hayas elegido el producto, lo primero que debes tener en cuenta es que tu cabello no haya sido lavado por lo menos en las últimas 48 hrs, para que así los aceites naturales le permitan al tinte penetrar mejor en el interior del pelo. 

Antes de comenzar, aplica vaselina en el contorno de la cara para que luego resulte más fácil quitar la mancha que pueda dejar el tinte en la piel. De todas formas, si queda alguna mancha, un secreto que te puede ayudar es mezclar un poco de aceite con pasta de dientes sobre un algodón y pasarlo donde haya quedado algún residuo.

Cuando vayas a aplicar el color o decolorante evita los artículos de metal como pinzas, peines o recipientes, mejor usa de plástico. El metal interfiere con los compuestos químicos del tinte y pueden provocar cambios de color.

Si no te vas a hacer mechas con gorra o papel y aplicarás color en todo tu pelo, la mejor forma para que no te falté por teñir ninguna sección es dividir tu cabeza por partes. 

Respeta los tiempos de aplicación que aparece en las instrucciones, y que suele ser de media hora. Luego aclara bien hasta que el agua salga clara, para asegurarte de que no quedan restos de pigmentos en tu pelo.

Si te decolorarás, es muy importante ir revisando constantemente cómo va el color y no dejarlo más tiempo de lo necesario, ya que no queremos dañar nuestro pelo y que quede de un tono que no nos guste.

Cuando ya obtengas el resultado que querías, será muy importante que apliques un buen tratamiento humectante y especial para cabellos con químicos, lo que le dará brillo y apariencia saludable.

Luego procura lavar semanalmente con productos para cabellos tinturados y en caso de decoloración por mechas, no olvides comprar shampoo morado para neutralizar ese color amarillento que puede ir apareciendo con el tiempo.