Soy Tendencia ya no es solo un blog con looks y buenas fotos, hoy también es una tienda online y este 31 de agosto reabre su showroom en Santiago con entretenidas prendas seleccionadas de distintas partes del mundo. Su creadora y portagonista es Valentina Urzúa, una diseñadora gráfica de La Serena a la que nunca le convenció mucho su carrera (y mucho menos estudiar en Santiago) y cuyo proyecto de título se transformó en un boom indiscutido en las redes sociales y en un emprendimiento que, ahora, le permite hacer lo que más le gusta: viajar y dedicarse a la moda.

Así como en un principio en sus fotos no mostraba su cara, hoy la vemos dando vueltas por el mundo mostrando los lugares que visita, siempre destacando sus Streetstyle looks de una forma personal. Entre imágenes, acompañada por el rockero Steven Tyler hasta su itinerario por Egipto, quisimos preguntarle por sus proyectos, desafíos y enterarnos de algunos de sus secretos. Todo a continuación:

Soy tendencia nace de una idea que tuviste en la universidad, ¿Cuál crees es la clave para reinventarse exitosamente?

Siempre he dicho que la clave de cualquier emprendimiento o proyecto es: 1-amar lo que haces y 2-estar vigente, y ese es el desafío más grande. En Soy Tendencia vamos a cumplir 5 años y una de las claves del proceso ha sido reinventarse, inventar cosas nuevas, estar viajando constantemente para mantener a los seguidores expectantes de qué es lo que viene. Cada año, cuando lanzamos las colecciones inventar algo. Ahora, nos cambiaremos de showroom, las bolsas se cambian, las etiquetas se cambian… entonces creo que es clave la reinvención y es difícil, porque tienes que ser creativo constantemente.

Cuando llegaste a santiago no te gustó vivir aquí, ¿qué crees le falta o sobra a la ciudad? (O a sus ciudadanos).

Buena pregunta, no me gustó para nada llegar a vivir a Santiago porque no me acostumbré. El ritmo de regiones y de todo Chile a excepción Santiago, es demasiado diferente. Pasé de una casa a un departamento, la gente… siento que los santiaguinos están demasiado segmentados. Los de arriba se mueven en tales lugares y los de abajo en otros y nos se mezclan, entonces, al final, no saben relacionarse con cualquier tipo de persona y eso me chocó porque llegué a una burbuja a la que no estaba acostumbrada.

Creo que les falta ser más humanos, más empáticos, no tan individualistas. Siento al Santiaguino le falta espontaneidad y la buena onda que tiene el de región y lo he comprobado por los varios showrooms que he hecho a la largo del país. El santiaguino es más frío y tímido, quizás es porque está cada uno en lo suyo y no les enseñan a relacionarse con otros círculos, y lo digo para todos los tipos de clases sociales en Santiago.

¿Crees Chile es un buen lugar para proyectos y emprendimiento?

No, creo es más bien difícil. Todos dicen que un producto chileno es bueno, pero cuando es nacional no te lo tiran para arriba. Lo digo por experiencia propia, llevo cinco años y los primero dos fueron ultra difíciles porque yo tenía siempre la idea clara en la cabeza, pero siempre me la tiraron para abajo, desde la universidad mis profesores, porque no era una idea convencional. Después cuando me metí en el mundo de la moda, también, siempre me sentí discriminada, era como escuchar un “Ay no, esta mina nos va a quitar el puesto”, cuando yo estaba proponiendo algo súper innovador en Chile, entretenido y atractivo para el rubro, algo que suma a la sociedad chilena. Claro, ahora que  Soy Tendencia se ha hecho un nombre nada más que en base a la gente, lo empiezan a mirar distinto, entonces siento que los chilenos son demasiado “chaqueteros” aunque odie esa palabra.

Es difícil y es caro emprender en Chile. Está comprobado que después de los tres años, en un emprendimiento recién empiezas a ver números azules y yo te lo compruebo. También hay que tomar en cuenta que mi modelo de negocio es caro, yo viajo seis meses al año y eso me lo pago yo, es caro pero se puede. Tienes que ser apasionado, creer en tu idea, ser creativo y si pasas esos tres años, la cosa ya funciona.

¿Qué es lo que más te gusta de viajar?

Me gusta viajar, sí, pero lo que más me gusta de mi trabajo y moverme es conocer gente, me apasiona relacionarme con las personas. Estar caminando por la calle y terminar conociendo a alguien que está sentado en el piso pidiendo plata y terminar conversando e invitarlo a almorzar. Creo que cada persona que se te cruza en el camino es digna de tu admiración y es por algo, entonces siempre estoy atenta a quién se va a aparecer y eso es lo que más me gusta. Conocer diferente culturas, sabiendo que siempre puede haber un amigo o alguien que me va a recibir.

¿En qué te fijas para elegir la ropa que será parte de tu tienda?

Siempre digo que todo lo que está en Soy Tendencia es ropa que yo usaría, de hecho elijo así: uno para mi, uno para el Showroom, entonces aunque tengo la noción de las piezas para armar una colección, todo se elije sobre la base de mi gusto. El filtro es si me gusta o no, si yo lo quiero en mi closet entonces se suma. Todo lo que se vende en Soy Tendencia, al final, son cosas que yo uso.

¿Qué opinas del autoestima de las chilenas?

Va todo de la mano con que somos “chaqueteros”, importa mucho el qué dirán, por eso trato de promover el que no importe el resto, que las mujeres se vistan como quieran. Pasa que si te arreglas y una amiga te hace un mal comentario, te cambias… ¡¿por qué?! A mi me pasó que me rechazaron el proyecto, pero creí en mi idea y aquí estoy. Hay que creer en lo que uno quiere.

Más que querernos poco, nos creemos poco el cuento, si te sientas a mirar a las chilenas están todas vestidas iguales, mal vestidas en el sentido que no tienen estilo. Las chilenas más allá de que si son lindas o feas, no tienen estilo, y es que hay que trabajarlo y cultivarlo, creerlo, entonces una cosa lleva a la otra.

¿Qué consejo le darías a alguien para que vista con estilo?

¡Súper difícil! Es un proceso largo, primero tienes que conocerte, saber quién eres, qué quieres, qué buscas, es algo interno. Luego, saber lo que te queda bien, no seguir modas sino lo que te queda a ti, por más que sea boom. La chilena lo que pega (está de moda) se lo pone y no es así como funciona. Con eso claro ya todo sale solo, puedes variar y jugar con las tendencias, pero no es tan fácil como para decir “ponte esto y listo”.

Preguntas rápidas
Suvenir preferido: (ríe) Pasé por imanes hasta decoración para el showroom, pero ahora colecciono banderas de cada país.
Infaltable en tu closet: Chaquetas, chaquetas, chaquetas.
Destino favorito:  ¡Que difícil! Italia de toda la vida, desde cultura, gente, comida… y Turquía, volvería mil veces, pero destino favorito generalizado, sería algo exótico como África, Asia, Medio Oriente, algo que sepa que me va a sorprender…
La Serena: Todo, tanto que lo tengo tatuado, creo que si no fuera de La Serena sería una tipa más, ni una gracia… una santiaguina cualquiera. Ser de provincia me dio la personalidad que tengo, que me puedo relacionar y mover con todos y en todas partes.
Consejo para quien quiera desarrollar una buena idea: Tres cosas: que se enamoren de su idea, que sean constantes y creativos. Eso es clave.
Tip ondero: Busquen su estilo, cuando de verdad lo encuentren, ya van a ser onderas.
Sueño por cumplir:  Demasiados, pero diría expandir Soy Tendencia a todo Chile y después internacionalizarlo. Si cumplo todos los chicos que tengo, entonces se pueden cumplir esas metas.
Ser mujer: Haciendo lo que hago más el hecho que me tocó ser mujer, siento que tengo la responsabilidad de motivar a la gente a que si yo lo hice, ellos también puedes hacerlo; por eso me toco ser mujer, para motivar a que hayan emprendedoras, que no hay límites y todo se puede si es que lo quieres en serio.